Leyendo
Cars Gallery Aston Martin Vantage y Vantage Roadster: pura emoción centrada en el conductor

Cars Gallery
Aston Martin Vantage y Vantage Roadster:
pura emoción centrada en el conductor

 

 
 

 

 

La denominación Vantage está asociada a la deportividad en el automóvil desde hace más de siete décadas. Desde el primer Aston Martin DB2 Vantage, pasando por los icónicos Aston Martin DB4, DB5 y DB6 de los sesenta, hasta los musculosos modelos que convirtieron a Aston Martin en una referencia entre los superdeportivos en las décadas siguientes, sin olvidar la revolucionaria arquitectura ‘VH’. Y así, hasta los avanzados Aston Martin Vantage de hoy, este nombre histórico se ha convertido en sinónimo de velocidad, potencia y algo más que un toque de estilo.

El Aston Martin Vantage actual se distingue por un diseño aerodinámico y atractivo, tanto en su versión coupé como el roadster. A primera vista, su aspecto afilado y con una línea dinámica más acusada, no dejan ninguna duda de que se trata de un auténtico automóvil deportivo y transmiten a la perfección la idea de que estamos frente a una máquina de conducción pura que cualquier entusiasta de Aston Martin quiere tener en sus manos.

 

 

Sus inconfundibles carrocerías biplaza resguardan un avanzado motor V8 biturbo de 4.0 litros de capacidad, que entrega al eje trasero, a través de una caja de cambios automática ZF de 8 velocidades, nada menos que 510 CV de potencia a 6.000 rpm y un par máximo de 685 Nm, disponibles entre las 2.000 y las 5.000 rpm. Ello se traduce en unas prestaciones solo al alcance de los mejores: aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos hasta alcanzar los 314 km/h en el caso del coupé; 3,8 segundos y 306 km/h respectivamente son los registros de la variante descapotable.

 

 

Pese a lo espectacular de sus cifras, lo que realmente hace único al Aston Martin Vantage es su temperamento deportivo inigualable. Para ello, sobre la plataforma de aluminio de última generación estrenada por el Aston Martin DB11, pero actualizada para el Vantage, se ha desplegado un sofisticado conjunto de sistemas que trabajan conjuntamente para ofrecer un comportamiento dinámico excepcional: la electrónica del motor, la transmisión, el Control Dinámico de Estabilidad, la Amortiguación Adaptada y la dirección con asistencia eléctrica se integran, por primera vez en un Aston Martin, con un diferencial trasero E-Diff, controlado electrónicamente con vectorización del par para entregar a quien lo conduce todo el control de la conducción.

El Aston Martin Vantage cuenta con un elevado nivel de equipamiento de serie, que incluye el sistema de arranque y parada sin llave, el sistema de control de la presión de los neumáticos, el indicador de distancia de aparcamiento, el asistente de aparcamiento y los sensores de aparcamiento delanteros y traseros así como un sistema de cámaras 360 grados. El sistema de entretenimiento en el coche, que se controla y visualiza a través de una pantalla LCD de 8″ montada en el centro, incluye el sistema de audio Aston Martin, transmisión de audio y teléfono por Bluetooth®, reproducción de iPod®, iPhone® y USB y un sistema de navegación por satélite integrado.

 

 

Al ser un Aston Martin, el nuevo Vantage también cuenta con un alto nivel de artesanía, evidenciado por una pintura impecable, una lujosa tapicería de cuero y Alcántara y los niveles de acabado optimizados mediante el uso de materiales naturales de tacto de la más alta calidad. También hay un amplio margen de personalización a través de una generosa selección de opciones. Entre ellas se encuentran las llantas de aleación forjadas en varios acabados, el paquete Sports Plus (que incluye asientos Sports Plus y volante Sports), detalles interiores y exteriores de fibra de carbono y un sistema de audio Premium.

A todo este equipamiento, la carrocería Roadster le añade la emoción de conducir a cielo abierto siempre que se desee: su capota se pliega o se cierra en menos de 7 segundos y se puede accionar a velocidades inferiores a 50 km/h.

 

 

Desde su lanzamiento en 2017, el nuevo Aston Martin Vantage no ha dejado de evolucionar, con versiones especiales que llevaban más lejos los límites de la conducción deportiva.

Del Aston Martin Vantage AMR, por ejemplo, se produjeron 200 unidades que equipan una caja de cambios manual de 7 velocidades inspirada en la competición desarrollada por Graziano, con la primera hacia atrás y sistema AMSHIFT de punta-talón automático seleccionable por el conductor, así como un diferencial autoblocante calibrado por el equipo de dinámica de Aston Martin con base en el circuito de Silverstone. La nueva transmisión y los discos de freno carbocerámicos de serie permitían reducir 95 kg la masa del Vantage.

 

 

Como no podía ser de otro modo, el Aston Martin Vantage también rinde homenaje a James Bond, con la 007 Edition, creada por el departamento de personalización Q by Aston Martin, recordando al Aston Martin V8 de la película Alta Tensión.

 

 

Aunque, como tributo, ninguno como el del Aston Martin Vantage F1 Edition, un coche cuya denominación advierte de que ha sido evolucionado para ofrecer el mejor rendimiento en la pista. Potencia incrementada hasta los 535 CV y mejoras en el bastidor y la aerodinámica con la mirada puesta en el circuito, pero sin perder de vista que pueda utilizarse en la carretera abierta.

 

 

 

Volver al inicio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar