Leyendo
El perfumista Ramón Monegalnos descubre el olor de la felicidad

 

 

 

 

“LA RELACIÓN ENTRE OLOR Y ESTADO ANÍMICO.”

Por Ramón Monegal

“Me planteo una reflexión sobre la relación entre el olor y el estado anímico…, podría parecer algo superficial, pero en realidad os la puedo presentar como algo profundo y más importante de lo que podamos pensar. Sin apoyarme en un alto nivel de conocimiento científico, mi reflexión se basa en mi experiencia acumulada como perfumista y en la observación de la naturaleza. Vayamos por pasos: en primer lugar, el olor existe para “Definir” (individuos-animal o vegetal- y objetos) y “Comunicar” (cualidades, valores, actitudes, emociones…), si no fuese así el olor no sería necesario y no existiría. El olor es una forma extraña de comunicación con lenguaje propio, los humanos lo hemos reducido a un lenguaje emocional que aprendemos y memorizamos unido al recuerdo, pero para los animales es un lenguaje innato racional unido a la supervivencia. Todos los individuos humanos tenemos un olor propio único que además se altera con diferentes emociones o estados anímicos, pero nuestro pobre sentido del olfato no tiene capacidad para identificar ni nuestro olor ni el olor de las emociones, los animales como un perro con su fino olfato sí, nos identifican y detectan nuestro estado anímico por olfato, por olor saben quién somos y si estamos contentos o depresivos. Podemos decir que existen olores especiales que identifican distintos estados de ánimo, que una vez detectados, por un animal por ejemplo, informan con un lenguaje definido y que generalmente producen un efecto de mimetismo por sí mismo. Otra cosa es que nosotros, los humanos, podamos inducir a un estado de ánimo predeterminado con un olor concreto. Con la memoria y el recuerdo tenemos la capacidad de asociar olores a experiencias individuales, pero si quisiéramos asociar un olor concreto a una emoción o estado de ánimo predeterminado deberíamos y podríamos aprenderlo. Esto es al menos lo que en su día el neurólogo Xavier Pellicer del Centro Médico Teknon, con el que tuve el honor de colaborar, pudo comprobar en una experiencia con alguno de sus pacientes.

Siguiendo con mi reflexión, en segundo lugar, voy a intentar llevarla al campo del perfume que es mi especialidad. Dado que nuestro propio olor no es suficiente seña personal perceptible, nuestra identidad olfativa la construimos, como la visual, de forma artificial con el perfume que al final será el responsable de nuestra Imagen Olfativa. El perfume tiene la capacidad de emocionar, tanto como el recuerdo de la experiencia vivida a la que ha acompañado. Un perfume no lo componemos especialmente para emocionar, sí que lo hacemos para diferenciar, destacar, embellecer, o para generar una imagen olfativa que nos identifique nos defina y además comunique valores y actitudes con sus diferentes componentes; somos nosotros quienes lo hacemos memorable e inolvidable con las experiencias que compartimos. Y somos nosotros, de manera voluntaria o no, quienes podemos hacerlo cómplice de una emoción o un momento concreto, y ¡hacerlo nuestro para siempre! Todos tenemos olores y perfumes que permanecen ocultos en nuestro cerebro pero que cuando los volvemos a descubrir tienen la capacidad de hacernos revivir momentos, personas, lugares o experiencias. Me vienen a la memoria algunos de los olores de mi vida; el mar, la playa, el olor del abeto de Navidad, el lápiz de cedro, la pólvora quemada de los fuegos artificiales, el aceite de ricino de las carreras en Montjuic, la mimosa melosa del frío febrero, el fuego humeante de la chimenea, el cuero de un coche caro, el incienso del botafumeiro, el alquitrán del maestro Calafate, el hinojo del Cap de Creus, el jabón Maja, la colonia 1916, el talco Maderas de Oriente, el perfume Joya…, y tantos y tantos otros. Al lado de cada olor hay un ser querido, una experiencia, una etapa, un lugar, un momento. Pensemos que es muy difícil mantenerse indiferente o insensible ante olores que generan recuerdos, reflexionemos sobre la influencia emocional que puede despertar un olor en nuestro estado anímico y ¡después saquemos conclusiones!

Para finalizar mi exposición quisiera presentaros mi última obra “Faïsa”, de una forma poco habitual: sin poderlo oler, solo imaginándolo. Con un lenguaje adjetivado, descriptivo y emocional para descubrir y descifrar la Imagen Olfativa que genera. “Faïsa” es una fábula, una oda, que nace de mi adoración al sol, al sol mediterráneo, al sol radiante, cálido y vital, al sol omnipresente desde el Cabo de Gata pasando por Ibiza, hasta el Cap de Creus, lugares con momentos de bellos recuerdos capaces de inspirar una composición para hacerlos memorables. El sol es vida y quizás la alegría es de lo mejor de la vida. “Faïsa”, como el sol, es pura alegría, cálida y radiante, amarilla áurea de mimosa, vainilla, azafrán y canela. El sol fue adorado como una deidad dotada de poderes sobrenaturales, que irradia seguridad, confianza y protección de madera de oud, sándalo, ámbar, pachuli y musgo de encina. Es vitalidad y energía afrutada de frambuesa, bergamota y limón, es excitantemente especiado de nuez moscada y al final un perfume, y también el sol, para ser recordado debe atraer como un almizcle y cautivar como una rosa con jazmín. Faïsa genera una Imagen Olfativa poderosa, alegre, radiante, vital, sofisticada, triunfante, excitante y seductora.             

Escribo este artículo desde el confinamiento, responsable y solidario, producto de una situación excepcionalmente crítica y totalmente nueva para todos nosotros, con el pleno convencimiento que vamos a superar y que va hacernos reflexionar sobre qué valores y sentimientos deben ser prioritarios y deben prevalecer en el conjunto de la sociedad.”        

Volver al inicio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar